lunes, 22 de septiembre de 2008

LIBERTAD!!!!!!!!!!!!

Era la primera vez que viajaba en solitario. Apenas se había situado en el hotel y ya comprendía el significado de la soledad entre el tumulto: una ciudad grandiosa, enjugada en múltiples razas, con un sinfín de calles y cruces que convertían la decisión de nuestro personaje en algo aleatorio.
Se encontraba absorto frente al panel de información como tratando de descifrar el sentido en el que dirigiría sus pasos para los próximos minutos…tal vez horas…
Algo le llamó la atención: una flecha entre un laberinto de ellas que no indicaba absolutamente nada…pues la punta de la fecha se encontraba destrozada. La curiosidad de la que hacía gala le llevó sin pensárselo hacia esa dirección. Debía aprovechar la oportunidad de poder decidir por vez primera aquello que conocer sin que nadie le reprochara equivocaciones, despistes, excesivas pausas o…simplemente apurar sus pasos.
Cuando llevaba horas caminando, alejado ya de la ciudad, se dio cuenta que nunca se había sentido tan libre, nunca había disfrutado con tanto relax de unas horas plenamente “suyas”, jamás se había dedicado tantas horas a sí mismo…reflexionando sobre sus propios errores, sobre sus momentos de felicidad plena, sus desdichas…sus vaivenes en el devenir diario en su actividad laboral. Esta vez sí se había sonreído a sí mismo. Se había disfrazado de caminante reflexivo, enmascarado en sus ansias de soledad absoluta, de decisión plena e independiente sin que nadie dirigiera su destino.
Volvió sobre sus pasos…regresó al final del día sobre esa carretera lúgubre sin nombre, pero tan llena de “vida”. Recogió un pequeño trozo de madera del borde de la cuneta para irlo tallando por el camino…hasta llegar al cruce inicial origen de su destino. Se encaramó en lo alto, se asió a la flecha destrozada…cogió su trozo de madera ahora sí tallada… y esbozando una sonrisa de conquista lo empalmó con la inscripción que rezaba …LIBERTAD.

CIRUGIA DE ALMAS