domingo, 29 de julio de 2018

RUIDOS

La otra noche en mi rincón mágico de este retiro vacacional, pegado al mar en una terraza para escuchar batir las olas, coincidí con una persona desconocida hasta ese momento...pero que me provocó una sensación de haber estado "conectados" en algún momento de nuestras vidas o haber esperado ese momento.
Sentado en la mesa de al lado, con un gran puro, nos miramos y sonreímos. Y la primera palabra de conexión fue "el mar". Y hablamos de la absoluta sensación de libertad...y de relax...y de pausa.

Hablamos de que tanto el como yo íbamos buscando el ruido...del mar... y solo del mar.

Y seguimos con una conexión extraña,  hablando de "ruidos"...algunos no deseados, otros que entorpecen el equilibrio del silencio,

como en ocasiones los padres y madres se amoldan a los ruidos incómodos de los niños perjudicando a gente que está involuntariamente a su alrededor y se ven obligados a escuchar esos ruidos
(me refiero cuando éstos superan el umbral de lo permisible, y resulta provocado por la desatención de los cuidadores...o la corrección debida. Precisamente por haberse acostumbrado a "vivir" en ese ruido)

como algunas charlas con voz elevada y en ocasiones alardeando.. a sabiendas de que los anónimos "vecinos" involuntarios que los padecen, no volverán a cruzarse en sus vidas...

Y de los claxon
y de los centros comerciales
y de las ocasiones en que en un local no nos podemos escuchar ( ¿ quien no dijo muchas veces lo incómodo del lugar por no poder escucharse?)
y de los debates televisivos donde entrecruzan las voces elevadas los tertulianos...

Y nos resultó gracioso que ambos fuéramos buscando el mismo ruido al mismo lugar.

Y fue realmente sorprendente la fluidez de la conversación sobre los ruidos, que apenas duró 15 minutos
UN hombre de unos 75 años, propietario de una vieja mueblería en Madrid, con una pausa en su conversación absolutamente exquisita.

Me gustó su conversación. Me encantó su equilibrio. Me maravilló su sonido

Volveré a intentar coincidir,  en nuestro rincón, buscando voluntaria y conscientemente...
su "ruido"



DIARIO DE LIBERTADES