miércoles, 30 de septiembre de 2020

VIVIR A CÁMARA LENTA...

 La "nueva" realidad provocada por el(la) Covid-19 nos tiene abocados a una situación de velocidad infinita....en contraste con la nueva rutina que se desenvuelve a cámara lenta.


Los cambios van deprisa. Nos hemos acostumbrado a llevar mascarilla. Nos hemos amoldado a tener que guardar cola para entrar en los establecimientos. Nos hemos resignado a NO participar en eventos multitudinarios, ni reuniones familiares o de amigos...¡¡ ni siquiera a abrazarnos o saludarnos con un gesto tan sencillo como darnos la mano o 2 besos en las presentaciones!!

Modificaciones producidas a la velocidad de la luz

Y mientras estos  nuevos hábitos que parecían ciencia ficción se acoplan a nuestras vidas de  manera vertiginosa, nuestras nuevas acciones diarias parecen estar a ralentí: Hemos admitido esperas que antes nos desesperaban. Hemos aceptado estar mas tiempo en casa. Hemos asumido hacer las gestiones administrativas con citas previas interminables. Hemos aprendido a "esperar"...

Es como si realmente esté pasando por delante de nosotros una película de la que sólo queremos ser espectadores...y tenemos que comprender y aceptar que somos artistas principales. 

Y adaptarnos al guión en beneficio de todos, para confiar que sin deslices en la interpretación,  este film tenga un final feliz.




viernes, 11 de septiembre de 2020

DIARIO DE EMOCIONES


 En tiempos tan extraños como el presente,  es cuando cada uno de nosotros hemos de buscar la sonrisa en  situaciones y sensaciones sencillas que existen en cada día pero que a muchos le pasan desapercibidas o simplemente no saben apreciar...

Y se trata de observar,

de escrutar con talante positivo el instante que estamos viviendo,

 de sonreír con absoluto convencimiento que esa emoción es un regalo para nuestras emociones diarias...que las nutre y las oxigena de energía vital.

Situaciones tan simples como un café al aire libre en compañía ...o en la soledad más absoluta pero poniendo en alerta todos los sentidos para absorber lo que estamos sintiendo,

Se trata de convertir nuestros días en una Disneylandia permanente cada vez que la jornada nos regala la oortunidad de sonreír por el simple hecho de estar y ser en ese instante felices...aunque apenas se tenga de nada.

Porque hay varias formas de participar en la vivencia de las emociones: la tristona, y la de los "disfrutones"

Me apunto a esta última corriente,  que hace de la vida, pase lo que pase, pese a quien pese, ¡una fiesta!


( Hoy es un triste aniversario. Y en el lugar exacto de tanta masacre me rodeé de muchas sensaciones que aún permanecen vivas en ese espacio)



DIARIO DE LIBERTADES